Reflujo, hernia de hiato

Tratamiento natural de enfermedades gastrointestinales

El reflujo puede deberse a numerosas causas: Hernia de hiato, H. pilori, sobrepeso, obesidad, malos hábitos (ropa, posturas…), estrés, alcohol, tabaco, algunos alimentos, alergias alimentarias (especialmente al gluten y a la leche), ciertos medicamentos, estrés, embarazo, bajo nivel de ácido estomacal (frecuente a partir de cierta edad). 

Por todo ello, el tratamiento debe conllevar cambios en los hábitos de vida y en la alimentación.

Muchos adultos, al contrario de lo que se cree, sufren una baja producción de ácido estomacal, incluso en caso de reflujo, pues el bajo ácido, junto a otros mecanismos hormonales y neurotransmisores, relaja en exceso el esfínter esofagal. Esto hace que el ácido -aunque esté en menos cantidad- entre en el esófago y produzca ardor. Los antiácidos alivian el dolor, pero empeoran la causa de la enfermedad, permitiendo a su vez que entren más patógenos en el organismo y dificultando la absorción de vitaminas y minerales importantes para las defensas.  Equilibrar -no reducir- el ácido estomacal ayuda a muchas personas con reflujo. Tomar una cucharadita o cucharada de vinagre de manzana ecológico con 2 ó 3 dedos de agua antes de cada comida ayuda a producir más ácido. También las tisanas hepáticas, tomadas antes de las comidas.

 Esta prueba casera  nos puede ayudar a determinar el nivel de ácido estomacal.

Además de estos cambios se aconseja desinflamar, nutrir y regenerar las mucosas estomacales con algunos complementos.

 

1. Antiinflamatorios naturales, para desinflamar la mucosa dañada