Osteoporosis

Nutrir, limpiar y desinflamar los órganos para mejorar la salud

La osteoporosis se produce  progresivamente en el cuerpo por:
1. La falta o mala absorción de los nutrientes necesarios para construir los huesos: calcio, magnesio, vitamina K, vitamina D, algunas vitaminas B, zinc, vitamina C.  En la primera fila incluimos todos estos nutrientes de fuentes lo más naturales posibles, pues las vitaminas y minerales sintéticos no se absorben demasiado bien. El calcio de perlas de agua dulce es el único que no calcifica las arterias. El complejo Natural Multi es el único en España con vitaminas y minerales de extractos de plantas (contiene vit D3, K2, B, C y zinc). La vit B12 ayuda a  bajar la homocisteína, a menudo alta en las personas con osteoporosis, lo cual acentúa dicha afección. La l-lisina ayuda a absorber el calcio.
2. Problemas intestinales que provocan reacciones autoinmunes contra los propios huesos: Probiótico Biomix
3. Desequilibrios hormonales, con frecuencia relacionados con la menopausia (menor producción de hormonas, ya que estas juegan un papel importante en la construcción y regeneración de los huesos). Vitex agnus Castus -que estimula a nivel del hipotálamo la proporción de progesterona respecto al de estrógenos, promoviendo así la reconstrucción del hueso; de hecho el tratamiento con crema de progesterona ha resultado eficaz en la osteoporosis desde hace años-. Y tisana hepática, para ayudar a expulsar las toxinas y hormonas perjudiciales o sobrantes.
4. Falta de ejercico.
5. Otros desequilibrios hormonales: hipertiroidismo; exceso de cortisol a cuasa del estrés.
6. Algunas enfermedades y desequilibrios gastrointestinales.
7. Consumo de alcohol, tabaco, toma prolongada de corticoides.
8. Dieta excesivamente baja en proteína.

Se aconseja también seguir las pautas dietéticas para la OSTEOPOROSIS en nuestra próximo blog conocetuenfermedad.com
Es interesante además eliminar de nuestra vida las sustancias que alteran y desequilibran las hormonas. Ver nuestro artículo equilibrio hormonal. Hoy en día, los disruptores hormonales, sobre todo estrogenizantes, pueden empeorar  considerablemente la salud de los huesos en las mujeres.
El calcio se obtiene de los frutos secos, las legumbres, las verduras de hoja verde –espinacas, coles, acelgas…- (y otras verduras en menor cantidad), la quínoa, la leche de almendras, los frutos secos, el sésamo (sobre todo si lo remojamos más de 8 horas), la hierba de trigo, la hierba de cebada, la naranja, la mandarina, el kiwi, y en gran cantidad de las algas (especialmente el cochayuyo y el alga arame). El calcio de la leche se absorbe peor que el de los productos vegetales; aús así es una fuente importante de calcio para quien no tome otras fuentes de calcio. Algunas personas con carencia de calcio pueden sufrir también algún problema de absorción intestinal.