Hipotiroidismo Autoinmune

Nutrir, limpiar y desinflamar los órganos para mejorar la salud

El Hipotiroidismo por inflamación, tiroiditis o enfermedad de Hashimoto (para algunos expertos el 50% de los casos de hipotiroidismo) es una enfermedad autoinmune con unas causas y un tratamiento similar a la artritis reumatoide (u otras enfermedades autoinmunes relacionadas con el desequilibrio de la flora y el deterioro de la pared intestinal). Tiene unos síntomas muy similares al hipotiroidismo clásico, es decir una disfunción en la glándula tiroides o en el uso que el cuerpo hace de sus hormonas. Sin embargo, las causas son distintas y fácilmente evaluables: malas digestiones, alergias alimentarias, problemas de hígado, problemas estomacales, desequilibrio bacteriano en el intestino delgado, intestino permeable, flora intestinal alterada en el colon, estreñimiento crónico, intestino irritable, alergias alimentarias, etc.

Otras dos causas que provocan una reacción autoinmune sin el cuadro anterior son: falta de vitamina D (que altera el sistema inmune) y parto reciente.

En su origen puede estar relacionada con: una mala alimentación, toxinas, parásitos, estrés, alergias o intolerancias alimentarias, exceso de medicamentos, exceso de antibióticos, exceso de azúcar,  intolerancia al gluten, etc.  El gluten en concreto tiene una estructura  química similar a las hormonas tiroideas. Al entender el cuerpo que el gluten es un enemigo que hay que atajar, ataca también al tiroides, pues los anticuerpos antigluten confunden las hormonas tiroideas T3, T4 con las partículas de gluten.

Cualquiera que sea la causa, se produce una reacción antígena autoinmune que da lugar a anticuerpos que atacan al tiroides, tomándolo por "enemigo".

El tratamiento natural pasa por diagnosticar bien y ajustar todos los desórdenes del tracto gastrointestinal, equilibrar la flora y  mejorar la nutrición; limpiar o descargar el hígado; descartar también alergias o intolerancias alimentarias y en cualquier caso, es siempre mejor eliminar el gluten completamente de nuestra dieta (tengamos intolerancia o no). Aumentar las grasas sanas (incluidas omega 3) y disminuir las grasas malas, pues ambas cosas inciden en la curación o perpetuación de las inflamaciones crónicas.

Incluimos aquí una interesante entrevista al Dr. Kharrazian, uno de los máximos expertos mundiales en Hashimoto.

1. Antiinflamatorios naturales