Estreñimiento

Tratamiento natural de enfermedades gastrointestinales

Pack Mínimo 

recomendado:

Abajo

Factores que influyen en el estreñimiento

 

En la gestación del estreñimiento puede influir alguno o varios de los siguientes factores:

-Poca ingesta de agua.

-Falta de fibra en la dieta (fruta, verdura, cereales integrales remojados la noche anterior (arroz, avena...), legumbres). Si se toma poca fibra, se puede suplementar con psyllium. El coco tiene una fibra insoluble parecida a la de los cereales integrales pero con menos fitatos. El lino  recién molido en un molinillo de café es también muy eficaz. Es mejor no comprarlo molido, sino moler lo que se vaya a consumir en el momento. Se puede tomar también la semilla de lino tal cual remojada la noche anterior y añadida una comida (hasta 3 cucharadas al día). El problema con el psyllium y el lino molido -no remojado- tomado de forma habitual es que puede interferir en la absorción de los minerales de esa comida. Por tanto, sería mejor no incluirlos en una comida principal, sino en una merienda, entre horas, o antes de acostarse.

-Una dieta desequilibrada, con exceso de carbohidratos refinados, comida muy cocinada, fritos, poca fruta o verdura. Además de mejorar la dieta, habría que evitar la cocción por encima de los 110 grados, pues produce mutágenos que alteran la flora del intestino, sobre todo tratándose de alimentos grasos o proteicos. Por ello se aconseja no cocinar con frecuencia en el horno y con la olla exprés. La verdura cruda o al vapor ayuda más al intestino, ya que parte de la fibra se pierde también con una cocción a altas temperaturas.

-Un exceso de grasa puede afectar al estreñimiento, ralentizando la digestión, y afectando al peristaltismo. Aunque una cantidad razonable de grasa es buena y necesaria.

-La toma frecuente o reciente de antibióticos u otros medicamentos que produzcan estreñimiento.

-Un exceso de carne: esta tiende a producir más putrefacción en el intestino que el pescado u otras fuentes de proteína. Se puede reducir el consumo de carne -sin necesidad de eliminarla-, tomando más pescado y frutos secos remojados la noche anterior, así como legumbres, chlorella, polen, levadura de cerveza, que contienen un alto contenido proteico.

-Un uso continuado de ciertos laxantes, que no educan bien al intestino. Ej.. Un exceso de magnesio, sen, enemas frecuentes, etc. Se pueden emplear, no obstante, de vez en cuando. Un laxante salino osmótico, como las sales de Epson u otras formas de magnesio se deberían usar más bien para limpiezas esporádicas o para personas que atraviesan un estreñimiento crónico y necesitan de vez en cuando vaciar el colon. Como laxante de uso habitual se recomienda: Una tisana con ½ cucharadita de raíz de regaliz -si no se sufre de tensión alta-, y 3 ciruelas cocidas. Se hace la infusión hirviendo dos minutos con el regaliz. Se cuecen después las ciruelas y se dejan en remojo 2 horas o más -a temperatura ambiente-, o toda la noche si se quiere -en el frigorífico-. Beber el líquido resultante. Las ciruelas se pueden desechar o tomar.

Las hierbas que relajan el intestino y previenen calambres también nos pueden ayudar: menta, jengibre, hinojo.  Se pueden mezclar si se desea con la anterior infusión. También las tisanas relajantes empleadas antes de dormir ayudan a relajar el estómago y el intestino. Algunas de estas hierbas, como la manzanilla, además de ser espasmolíticas, mejoran la función motora.

Las personas que toman un complemento de magnesio diario para mejorar la salud, pueden buscar una forma química menos laxante como el bisglicinato o el malato de magnesio.

-El desequilibrio en la flora, fruto de todo lo anterior. Además de las ayudas recomendadas, se aconseja tomar un buen probiótico, como el Biomix, que contiene 25 mil millones de CFUs por cápsula y no lleva agentes de carga.

-Algunas carencias nutricionales pueden producir también estreñimiento: vitamina B9, B12 vitamina D y C. En caso sufrir carencias, mejorar la dieta y en su caso incluir complementos, preferiblemente de origen no sintético. La carencia de B12 puede producirse también por una mala absorción, debido a una baja producción de ácido estomacal.

-Un intestino inflamado, que puede llegar a  degenerar en intestino irritable o enfermedad de Crohn. Ver los apartados específicos de esta enfermedad en nuestra web. En este sentido sería interesante reducir o eliminar los lácteos, el gluten, el azúcar blanco, los carbohidratos refinados, y a veces también las legumbres y los cereales durante un tiempo. Los antinflamatorios naturales, como el omega 3 de calidad y la cúrcuma son en este sentido de gran interés. El omega 3 cumple también una interesante función a la hora de nutrir y lubricar el intestino, así como potenciar el sistema circulatorio, nervioso e inmune. Si se elimina el gluten, se puede introducir en la dieta avena integral sin gluten, arroz integral y quínoa. siempre remojados la noche anterior.

-Una mala postura al defecar. La mejor postura para vaciar el intestino es en cuclillas. El váter no ayuda a este respecto. La forma de imitar la posición en cuclillas sería retirar la segunda tapa del váter (opcional) y sentarse sobre la taza descubierta, colocando un taburete pequeño que permita a las piernas quedar elevadas.

-La falta de ejercicio. Además de caminar o practicar algún deporte, ayudaría realizar ejercicios específicos que trabajen y fortalezcan el abdomen.

-Problemas con el suelo pélvico, sobre todo en las mujeres. Se puede trabajar con un buen fisioterapeuta.

-Algunos problemas digestivos puede provocar o empeorar el estreñimiento, ya que la comida mal digerida es fuente de desequilibrio en la flora. Un hígado cargado o una mala función de la vesícula podrían también influir negativamente, puesto que la bilis es uno de los principales laxantes naturales producido por el organismo. Las limpiezas de hígado con tisanas específicas y el  extracto de cardo mariano antes de las principales comidas mejorarían los problemas hepatobiliares.

-Una baja producción de ácido estomacal también puede estar detrás del estreñimiento, además de generar otras afecciones como el reflujo, la hernia de hiato, una mala absorción de nutrientes, etc. 

-El estrés continuado: ciertas hormonas del estrés pueden afectar negativamente a la flora, producir inflamación intestinal e hiperpermeabilidad. La hormona liberadora de corticotropina, producida por el estrés, por ejemplo, puede ralentizar el intestino y favorecer su inflamación. Este estreñimiento mejora aliviando el estrés con pautas de vida, mejoras alimenticias, adaptógenos, etc.

-El desequilibrio en las hormonas sexuales. Un exceso o defecto de progesterona o estrógenos puede alterar también la frecuencia con que vamos al baño. Por eso existe un estreñimiento asociado a los periodos en la mujer o a la menopausia. Tratando de forma natural estas alteraciones hormonales mejora también el esteñimiento. Ver nuestro apartado hormonas femeninas.

OTRAS AYUDAS, ADEMÁS DE  LO DICHO ANTERIORMENTE:

-Tomar yogur o kéfir casero, elaborado con un fermento de calidad como los de Génesis o Mundo Probiótico. La leche de cabra u oveja resulta menos inflmatoria que la de la vaca. Si no queremos tomar lácteos, se puede elaborar un yogur vegetal, con bebida de soja (que cuaja bastante bien) o bebida de coco hecha en casa, o comprada, sin edulcorantes. Se puede elaborar bebida de coco casera con 130 gramos de coco rallado crudo eco con agua templada. Se bate y se filtra -opcional- y se fermenta con un fermento de los recomendados. También se puede elaborar un kéfir de agua liofilizado -para quien no dese tomar lácteos-, fermentando agua con azúcar integral o zumos de frutas naturales, diluidos con agua o puros, con nuestro fermenteo específico.

-Usar enzimas digestivas si sufrimos problemas digestivos. Los alimentos mal digeridos favorecen el desequilibrio bacteriano en los intestinos.

-Darse un masaje en el abdomen cinco minutos al día con aceite esencial de camomila, mejorana o menta, siguiendo el recorrido del colon desde que empalma con el intestino delgado: empezar en la parte baja derecha,donde está el apéndice, subir hacia el hígado, yendo después de derecha a izquierda,  por debajo del estómago, y bajar finalmente por el lado izquierdo. 

En este vídeo mostramos un masaje muy interesante y eficaz para el estreñimiento. Aunque está en inglés,  las imágenes y movimientos son fáciles de seguir. La mujer que se da el masaje emple una mezcla de jazmín, sándalo. geranio y lavanda, pero cualquier aceite esencial relajante nos serviría. siendo mejor elegir uno puro -sin añadidos- y ecológico.

-La naturopatía clásica también recomienda aplicarse de vez en cuando una cataplasma de arcilla en el vientre por la tarde noche, para eliminar toxinas del intestino.

-Hacer ejercicios de respiración abdominal.

-No usar ropa que oprima demasiado el abdomen, por el día y por la noche. 

 

1. FIBRA SOLUBLE E INSOLUBLE, NO AGRESIVA PARA LAS PAREDES DEL INTESTINO, CON UN BAJO ÍNDICE         FERMENTATIVO